Visitantes temporales; aves migratorias

La migración es un tema fascinante que ha cautivado la atención de la humanidad desde siempre, pero ¿qué es la migración?, el Museo de las Aves de México te invita a conocer un poco más sobre este fenómeno natural presente en las aves.
Empezaremos por mencionar que la migración se refiere a los movimientos poblacionales predecibles, estaciónales que realizan las aves a grandes y/o cortas distancias, de manera cíclica. Estos movimientos los realizan partiendo de un área de reproducción y llegando a un área de invernación y se ha fijado en las aves a través de millones de años de evolución.

La mayoría huye del invierno de Norteamérica para buscar alimento en el sur del continente, y luego regresa a sus campos de alimentación en el norte, cuando la primavera hace brotar nuevamente el tan preciado alimento.
En México, cerca de 300 de las 1060 especies de aves son migratorias. En Coahuila de las 400 especies registradas para el estado, más de 100 son especies migratorias, convirtiendo a nuestro estado como un importante corredor migratorio, en donde las aves encuentran sitios de descanso y alimentación. De hecho, cada año, las aves migratorias pasan más tiempo en sus áreas de invernación en el sur que en sus áreas de reproducción por lo que no debe subestimarse la importancia de sus territorios de invierno.
Ahora bien, no solamente los patos y gansos son las únicas aves que migran, sabías que los colibríes, garzas, palomas, pájaros carpinteros, colimbos, fulmares, zambullidores, golondrinas, chipes, gorriones, calandrias, búhos, grullas también migran. 
Dentro de las cinco salas que componen el Museo de las Aves de México, se encuentra representado el sorprendente tema de la Migración, nuestros dioramas y ejemplares te permitirán conocer más acerca de este fascinante comportamiento y de las adaptaciones que las aves han desarrollado a lo largo de millones de años de evolución.
Las aves migratorias preparan sus cuerpos para las grandes travesías migratorias a realizar, ellas son capaces de incrementar el peso de su cuerpo hasta en un 10% diariamente alcanzando niveles de 50 y 60% de su peso total en grasa. Dicha grasa no sólo es más liviana y menos voluminosa que los carbohidratos o las proteínas, sino que suministra el doble de energía.
El chipe gorra negra por ejemplo, pesa en promedio 11 gramos, durante la época migratoria es capaz de subir su peso corporal hasta alcanzar 21 gramos y con ello viajar más de 3 mil kilómetros hasta Sudamérica, donde pasa el invierno.

Especies tan pequeñas como el colibrí garganta de rubí, que solo mide 10 cm, vuela sin descanso 26 horas desde Canadá y los Estados Unidos hasta Centroamérica a una velocidad de 45 km/h para una travesía de 1,050 km en la que, incluso, atraviesa el Golfo de México. Si la reinita rayada, de tan solo 13 cm, en vez de grasa quemara gasolina, tendría
un consumo de 1,152,000 km/galón.
Las aves migratorias no conocen de fronteras entre los países, siendo un evento tan importante en la vida de las aves; la migración, es celebrada en Canadá, Estados Unidos, México y Centro América a través de festivales dedicados exclusivamente a las aves migratorias.
Cada año se celebra el Día Internacional de las Aves Migratorias (DIAM). Este evento creado por el Centro Smithsoniano de las Aves Migratorias (Smithsonian Migratory Bird Center) y por el Laboratorio de Ornitología de Cornell es ahora auspiciado por Environment for the Americas.
Cada año un equipo de coordinadores y patrocinadores trabajan de manera conjunta para elegir un tema que integre diversos criterios para alcanzar diversas audiencias que celebran el (DIAM). El tema es basado en la conservación y es actual, tangible, educacional, positivo y atractivo. Una vez elegido, se preparan los materiales educativos así como el logo empleado en las camisetas y póster. Este año, se cumplirán 20 años de esta iniciativa y el tema central del (DIAM) es “Conectando a la gente con la Conservación”.

Consecuencias del calentamiento global en las aves

Las consecuencias del calentamiento global son notorias para los ornitólogos y comunidad científica en todo el mundo, ya que los efectos del calentamiento global abarcan prácticamente todos los aspectos dentro de la vida de las aves. Por ejemplo, las distribuciones conocidas de muchas especies de aves comienzan a cambiar, como es el caso de los tucanes en Costa Rica que se han tenido que mover hacia las montañas, debido al incremento de la temperatura.
Las aves requieren condiciones ambientales específicas para sobrevivir, por ejemplo el tiempo de anidación coincide con la presencia de clima favorable y de alimento. De continuar con el calentamiento global existirá un desfase entre la época de mayor disponibilidad de alimento y la de anidación, provocando que los polluelos no cuenten con la suficiente comida para ser alimentados. Además los cambios en la temperatura y precipitación afecta los sitios de anidación de los patos y otras aves acuáticas.
De acuerdo a un estudio realizado en la parte central del norte de los Estados Unidos el cambio climático podría provocar el descenso de 5 millones de aves a 2.1 millones para el año 2060. Si bien es cierto, las aves tienen la ventaja de volar y alcanzar sitios lejanos, el cambio climático está haciendo difícil esta búsqueda. Pues cada vez miles de cuerpos de agua (presas, estanques, charcas) se secan por las altas temperaturas.
Sin duda alguna, el incremento de la temperatura y la destrucción del hábitat están afectando profundamente la sobrevivencia de muchas especies, entre ellas, nosotros como seres humanos. En el presente artículo, tan solo hemos visto algunas amenazas que se ciernen sobre las aves, pero no olvidemos que la humanidad también puede sufrir las consecuencias de manera directa o indirecta al cambio climático.
Una de ellas sería la transmisión de enfermedades cuyos vectores gustan de temperaturas cálidas para proliferar, por ejemplo: ratas, cucarachas, moscas y mosquitos, muchos de los cuales son controlados de manera natural por las temperaturas frías, las cuales les sirven como barreras e impiden su presencia, en áreas pobladas. La presencia de incendios es una amenaza constante para nuestros bosques, los cuales no olvidemos son nuestra principal fuente de agua dulce, al servir como verdaderas esponjas y atrapar el agua de la lluvia además de evitar deslaves y crecidas de ríos, como las sucedidas en los últimos años.


No obstante, en el Museo de las Aves de México creemos que aún estamos a tiempo para revertir tanto daño causado al ambiente, durante el mes de mayo estaremos celebrando el Día Internacional de las Aves Migratorias (DIAM) con diversas actividades tales como talleres gratuitos y observación de aves, te esperamos, visítanos, no te arrepentirás y recuerda “Conocer para Valorar y Conservar”.


Para elegir los subtitulos en español, en el menú del video, en la barra inferior donde aparece el cuadro con la flecha, favor de dar click y desplegar el menú en donde encontraras CC,  allí selecciona (spanish).

Biól. Samuel López de Aquino
Área Cientifica
Museo de las Aves de México


No hay comentarios:

Publicar un comentario